La evaluación de la educación artística

Posted On mayo 30, 2010

Filed under Uncategorized

Comments Dropped leave a response

La función de la evaluación es primordial en el proceso educativo, pero no confundamos, no solo para evaluar al niño o al alumno, sino para también evaluar el sistema.

Se evalúa a los alumnos con el objetivo de irle informando sobre su proceso de aprendizaje, y para orientarle sobre cómo mejorarlo, y una función importante es enseñar a los alumnos a que se autoevalúen.

Y ya como última función de evaluar, es la calificación.

Pero hoy en día tengo que decir que lo que más se práctica es la evaluación como una calificación, tanto en el colegio, como en el instituto, con en la universidad y en todo. Porque yo tengo 18 años, y tengo reciente los años de escuela y de instituto, en los cuales los maestros se basan en un examen, el que apruebe está evaluado positivamente y el que suspenda, de forma negativa. Y esto sin tener nada en cuenta el trabajo en clase, ni el nivel de cada alumno.

Parece que aunque la sociedad avanza, y la cultura, la escuela no, porque se lleva un modelo tradicional en la escuela que debería ser cambiado, ya que cada vez hay más cosas nuevas que se pueden utilizar y que se pueden tener en cuenta.

    

Centrándome en la Ed. Artística, con eso ya es que ni tradicional ni nada, los maestros se basan en un libro en el que aparecen dibujos manualidades, et… y eso es lo que tienen que hacer los alumnos, pero cuidadito con el dibujo que le van a hacer porque cualquier dibujo no sirve, tiene que estar como el del libro para que esté bien y apruebes, sino ese niño necesitará mejorar, o mejor dicho suspenderá. Los maestros no deben de seguir esa práctica, porque los niños no tienen porque dibujar igual de bien que el libro, cada uno dibuja a su manera, aunque hay cosas evidentes.

Bueno ahora hablo del cuando evaluar, hay varios tipos de evaluaciones, respecto al cuando evaluar:

–          E. inicial: permite conocer los conocimientos o ideas previas, y reorientar conductas si hace falta. No tiene porque ser una prueba.

Yo tengo que decir que esta evaluación está muy bien, porque es a partir de lo que ya conocen respecto a un tema determinado, sobre lo que van a construir su conocimiento, produciéndose así un aprendizaje significativo. Pero que tampoco se lleva a cabo, solo hay algunos maestros , sobre todo los de idiomas, que sí que lo hacen, mediante una prueba inicial, pero la mayoría no lo práctica, sino que se dedican a seguir los pasos del libro y ese es el temario que tiene que dar, sin tener en cuenta la diversidad de la clase de alumnos.

En Ed. Artística, por lo menos en mis años de estudios, no se ha llevado a cabo, y un gran error que tienen los niños, y que deben de corregir los profesores y maestros es “yo no sé dibujar”, esto es incierto porque todo el mundo sabes dibujar, de una forma u otra, pero sabe, y no se lo hacen ver, algunos al contrario en lugar de hacerles ver al alumno que si que sabe dibujar, lo que hacen es decirle que no sabe y que no sirve para el dibujo.

–          E. formativa: esta evaluación es la continua, que se va haciendo a lo largo de todo el curso, y sirve para ir ayudando al alumno. Y no se debe de cerrar la evaluación por ejemplo con un examen final, sino que hay que dejarlo abierto, por ejemplo, esto es lo que está haciendo nuestro profesor José Pedro con el blog, en el cual vamos poniendo todo lo que damos en la asignatura y todo lo que queramos y nos guste en relación con ello, y siempre está abierto de forma que cuando nos equivoquemos podamos cambiarlo y no estar suspendidos como pasaría en el caso de un examen, que si te equivocas en algo ya estas suspenso, no lo puedes modificar.

–          E. sumativa: es la final. Para mi opinión es la peor, porque no se puede evaluar a una persona por su resultado final. Y pongo un ejemplo:

Un niño entra en 3º sin apenas saber leer, mientras que sus compañeros ya saben casi perfectamente, ese niño durante ese año, aprende a leer casi igual que sus compañeros que le llevaban mucha ventaja, pero al final el profesor le suspende porque al final, todos sus compañeros han aprobado un examen, y él no, ¿es justo o más que justo, correcto?, pues ahí dejo la pregunta , pero digo que es niño ha evolucionado más en ese año que sus compañeros, aunque esos están por encima de él.

Es importante recordar que: “aprender no es igual a repetir”, ya que aprendemos cuando se integra el saber en nuestras estructuras de conocimiento, y repetir consiste en aprenderse una cosa de memoria que dentro de unos días se olvidará, y yo he tenido que hacer eso muchísimas veces, con bastantes asignaturas, aprendérmelas de memoria que después no me han servido de nada, incluso en la universidad me pasa con algunas.

Hay una acción que es la de “problematizar las cosas”, es decir sacarles los pros y los contras a cualquier tema, y cuestionarlo, ya que no es suficiente con saber determinadas cosas, por tanto es importante saber plantearse problemas nuevos y poder resolverlos. Ya que por ejemplo la mayoría de las carreras no tiene nada que ver lo que se estudia, con lo que después es realmente la profesión, y pienso que a magisterio le pasa lo mismo, de ahí la capacidad de saber plantearse nuevos problemas y nuevos temas.

En la evaluación hay que atender al resultado final y al proceso. El alumno tiene que reflexionar sobre que ha dicho y hecho, por ejemplo al ver una imagen, debe de reflexionar sobre lo que ha hecho y ha dicho, es decir, el alumno dice algo, y tiene que pensar lo que está diciendo.

Lo más importante es aprender a aprender, por tanto lo importante es relativizar, es decir, no importa tanto él como un alumno haga algo, sino como lo que está aprendiendo al hacer ese algo.

Por ejemplo: un niño dibujando un dibujo de artística, y no le sale del todo bien, pero se ha dado cuenta de que muchas cosas, y ha aprendido sobre el dibujo, pues entonces nos podemos considerar satisfechos y eso es lo que verdaderamente importa.

¿Qué evaluamos?

Hay una cosa que nunca se debe de hacer al evaluar, y esto es juzgar o calificar a las personas, por ejemplo, no decirle que es un mal estudiante, sino decirle que debe de estudiar más, porque si se le dice : mal estudiante, se puede producir el efecto Pigmalión, que consiste en que el alumno se lo acaba creyendo y se acaba convirtiendo en lo que le dice, y en este caso al final el niño se convierte en un mal estudiante.

Tampoco se debe de humillar al niño en clase. Yo personalmente he tenido profesores que lo han hecho, que han insultado a compañeros míos delante de toda la clase y creo que se debe, yo se que a veces los profesores llegan un punto en que se cansan, pero no se debe de hacer eso, creo que hay otras medidas más adecuadas.

Y no se deben de hacer comparaciones, para que ningún alumno se sienta inferior a otro.

Por ejemplo: Einstein, era un niño que no hablaba bien y no era brillante en clase, y el maestro le decía que era tonto y no servía, pero Einstein tuvo fuerza y personalidad,  pero la mayoría de los niños no son así.

Y también ocurre el ejemplo de Van Gogh, que al principio pintaba muy mal, pero poco a poco fue evolucionando, si este no le hubiese plantado cara, y se hubiese rendido, no se habría descubierto su talento.

La evaluación no es un juicio definitivo”

Volvemos otra vez a lo de que los maestros nunca deberán decir a los alumnos, que no saben dibujar, que no sirven o que dibujan mal…

Lo que sí se puede hacer aunque yo tampoco lo veo muy correcto es hacer una crítica dura, pero dando confianza y solución. Por ejemplo: decirle a un niño que su dibujo está mal, pero que si le cambia un poco el color y alguna forma, estará perfecto y el puede hacerlo porque tiene la suficiente capacidad para ello.

Es importante que no se hagan juicios generales a partir de un caso particular, es decir, que viendo el dibujo de un alumno, no se generalicen los comentarios del profesor.

Lo que sí que es verdaderamente importante es fundamentar nuestros criterios de evaluación , o bueno mejor dicho los criterios que tenga cada maestro, ya que antes de evaluar se deben de tener claro los aspectos que se van a evaluar, es decir que sabemos que tiene que estar mal o bien, y que se quiere que l niño aprenda.

Voy a poner un ejemplo mío, de las clases de Ed. Artística, la hora en la que expusimos el trabajo de los 40 principales, en la que el profesor José Pedro, nos dijo que íbamos a evaluar a cada grupo según su exposición, y también a evaluarnos como grupo a nosotros mismos,  al final la cosa no salió bien, porque estábamos evaluando a los demás grupos todos con muy buena nota sin diferenciar claramente los que estaban mejor o los que estaban peor, yo creo que fue un poco culpa de que no sabíamos que criterios teníamos que seguir para evaluar.

Los criterios que se deben de seguir para evaluar son: los de la ley, después también los de la programación de cada profesor, y por último apoyarlos también en los libros, cursos…

No voy a pasar sin nombrar los criterios del Diseño Curricular Base, que siempre viene  hechos, pero haya que adaptarlos y modificarlos, podríamos pensar ¿son de tanta utilidad cono pensamos?

Muy importante decir que los objetivos y criterios tiene que estar n consonancia con el nivel educativo, la edad…

Hay que decir que no todos los criterios son igual de relevantes para los niños, por ejemplo: ejercicios de buscar información, de investigar, pintar a su personaje preferido…serán actividades motivadoras para los alumnos por lo que éstos tendrán mayor ganas e ilusión por hacerlo.

Ahora voy a hablar del tema del guato en la evaluación, ya que todas las personas nos dejamos llevar por nuestros gustos, o con lo que conecta con nuestras opiniones, pues esto pasa en la escuela, con los maestros y la evaluación que se dejan llevar por sus gustos, a lo mejor un dibujo de un niño puede estar mejor hecho que el de otro, pero si a la maestra le gusta más el otro, ese será el más correcto. Y esto es un gran error que existe, aunque es un poco inevitable, y a veces se hace inconscientemente. Lo mismo pasa que tratamos mejor a las personas que nos caen mejor.

Hay cosas difíciles de valorar, ya que por ejemplo, la calidad estética de un dibujo, no es algo objetivo, sino que depende de un acuerdo social.

“Es muy importante debatir”

Volvemos otra vez al ¿qué evaluamos?

Por una parte evaluamos datos, hechos y conceptos, los datos no son suficientes, por ejemplo, sabemos que el cuadro de Van Gogh de “la noche estrellada”, está compuesto por una gama de colores fríos, pero de que nos sirve saber eso si no sabemos nada más del cuadro, como por ejemplo que le da naturalidad, porque lo hizo así…

Pero por ejemplo hay casos en los que es importante saber datos como: la tabla de multiplicar.

Hay datos aislados que por muy bien memorizados que están no son útiles, por ejemplo la fecha de muerte de un escritor, si es tener cultura, pero es más importante saber por ejemplo un acontecimiento importante de su vida, o conocer sus libros más importantes ates que una fecha concreta.

También evaluamos procedimientos, es decir no es más correcto evaluar el trabajo final que el procedimiento.

   

Al ver estos dos dibujos se puede pensar o se piensa seguramente, porque es evidente que el dibujo que está mejor pintado es mejor, pero yo esto no lo veo tan cierto, ya que el que está pero será de un niño más pequeño y ha podido evolucionar mucho, mientras que el otro es un dibujo de un niño más grande que no supone nada ese dibujo, lo ha hecho como el pinta, por ello es muy importante evaluar los procedimientos.

Por último también se evalúan actitudes, que es lo más difícil de evaluar, que son la perseverancia, el interés, la creatividad…

La creatividad es fundamental, porque el mundo actual lo pide debido a que va cambiando muy rápido y necesita soluciones nuevas, tiene mucho que ver con la libertad, con NO IMITAR, que es lo que se hace con los dibujos de los libros de plástica que se usan en primaria.

Hay que remarcar que creatividad no es igual que novedad u originalidad.

Por ello se deben de hacer actividades que fomenten la creatividad del alumno, que busquen soluciones distintas.

Hay dos maneras fundamentales de evaluar:

–          Instrumentos puntuales: como examen, ejercicios, pruebas…

–          Instrumentos biográficos: evalúan todo el proceso; diario del profesor, del alumno…

En clase de ed. Artística estamos con los biográficos, ya estamos con el blog.

Enseñando a los demás se aprende muchísimo, yo esto lo comparto porque creo que es en una de las profesiones en las que más se aprende, ya que estás todo el día enseñando.

Por otra parte, es necesario utilizar varios tipos de pruebas, ya que si utilizamos siempre la misma, siempre evaluamos la misma, y esto es perjudicial ya que hay alumnos a los que se le dará bien una cosas u otra mal, por lo que debe de cambiar para que tengan todos las mismas posibilidades.

Y ya por último decir que hay dos tipos de ejercicios:

–          El reproductivo: que consisten en aprender un procedimiento y después repetirlo. Por ejemplo: el típico circulo cromático, que todos hemos hechos en algún curso de nuestra.

–          El no reproductivo: en los que el alumno investiga, hace proyectos de trabajo, es decir, no copia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s